La Hamburguesa Perfecta

La Hamburguesa Perfecta, La Prensa, domingo 28 de octubre 2007.

Elena Hernandez
mosaico@prensa.com

La hamburguesa es, sin duda, el emparedado más popular del mundo; al menos los números lo marcan así. Sólo en Estados Unidos se consumen cerca de 38 billones de hamburguesas al año, lo que representa tres hamburguesas a la semana para cada hombre, mujer y niño norteamericano. Agreguemos el consumo del resto del mundo y nos encontramos frente a un fenómeno alimenticio único en la historia de la humanidad.

En el puerto más grande de Europa en el siglo XVIII, Hamburgo, en Alemania, es donde se origina la historia y el origen del nombre de la hamburguesa. De acuerdo con Jeffrey Tennyson, quien escribió Hamburger Heaven: The Illustrated History of the Hamburger, los marinos alemanes adquirieron un cierto gusto por consumir carne picada en Rusia, en donde por siglos se comía un plato compuesto de carne cruda aliñada. El nombre Tartare a su vez nace en las planicies Tatary en Asia Central, hogar de guerreros nómadas mejor conocidos como mongoles. La leyenda dice que los jinetes mongoles disfrutaban su carne cruda, la cual colocaban debajo de su silla de montar con el propósito de suavizarla. La acción de montar el caballo y golpear la carne con la presión del cuerpo producía una carne picada muy tierna. De allí nace el famoso platillo que fue popularizado en Francia: el Steak Tartare.

No se sabe con certeza a quién se le ocurrió la genial idea de cocinar este plato de carne cruda, lo que sí sabemos es que al llegar a Norteamérica en manos de inmigrantes alemanes, la hamburguesa pasó a ser una torta de carne cocida, muy bien aceptada y respetada por los comensales. El primer restaurante norteamericano en proponer la hamburguesa como parte de su carta, fue el legendario Delmonico’s en la ciudad de Nueva York, en 1834. Allí ofrecían sofisticados “steaks de hamburguesa” por la módica suma de 10 centavos – el doble de lo que costaba una porción de roast beef o un par de chuletas de ternera. Para leer el resto del artículo haga click aquí.

Etiquetas:

EL AMOR POR LA COCINA: La Hamburguesa Perfecta


10.28.2007

La Hamburguesa Perfecta

La Hamburguesa Perfecta, La Prensa, domingo 28 de octubre 2007.

Elena Hernandez
mosaico@prensa.com

La hamburguesa es, sin duda, el emparedado más popular del mundo; al menos los números lo marcan así. Sólo en Estados Unidos se consumen cerca de 38 billones de hamburguesas al año, lo que representa tres hamburguesas a la semana para cada hombre, mujer y niño norteamericano. Agreguemos el consumo del resto del mundo y nos encontramos frente a un fenómeno alimenticio único en la historia de la humanidad.

En el puerto más grande de Europa en el siglo XVIII, Hamburgo, en Alemania, es donde se origina la historia y el origen del nombre de la hamburguesa. De acuerdo con Jeffrey Tennyson, quien escribió Hamburger Heaven: The Illustrated History of the Hamburger, los marinos alemanes adquirieron un cierto gusto por consumir carne picada en Rusia, en donde por siglos se comía un plato compuesto de carne cruda aliñada. El nombre Tartare a su vez nace en las planicies Tatary en Asia Central, hogar de guerreros nómadas mejor conocidos como mongoles. La leyenda dice que los jinetes mongoles disfrutaban su carne cruda, la cual colocaban debajo de su silla de montar con el propósito de suavizarla. La acción de montar el caballo y golpear la carne con la presión del cuerpo producía una carne picada muy tierna. De allí nace el famoso platillo que fue popularizado en Francia: el Steak Tartare.

No se sabe con certeza a quién se le ocurrió la genial idea de cocinar este plato de carne cruda, lo que sí sabemos es que al llegar a Norteamérica en manos de inmigrantes alemanes, la hamburguesa pasó a ser una torta de carne cocida, muy bien aceptada y respetada por los comensales. El primer restaurante norteamericano en proponer la hamburguesa como parte de su carta, fue el legendario Delmonico’s en la ciudad de Nueva York, en 1834. Allí ofrecían sofisticados “steaks de hamburguesa” por la módica suma de 10 centavos – el doble de lo que costaba una porción de roast beef o un par de chuletas de ternera. Para leer el resto del artículo haga click aquí.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Brincando de chef said...

Hola Elena!
Estoy encantada con tu blog!
Soy brasileña y a mi me encanta la gastronomía. Tanbién tengo un blog junto con mi novio.
No hablo (tampoco escribo) muy bien tu idioma pero creo que puedo compreender las tuyas entradas.
Felicitaciones,
Débora

2:56 p. m., octubre 29, 2007  

Publicar un comentario

<< Home